Biohackers están en medio de una revolución genética

0 33

Los Biohackers, son biólogos que trabajan fuera de los laboratorios tradicionales.


En el MIT en Cambridge, Massachusetts, cientos de académicos, científicos y biohackers se reunieron recientemente para lo que los organizadores llaman la primera cumbre mundial de biohacker.


Josiah Zayner, un ex científico de la NASA convertido en biohacker, asiste al evento, el cual es tratado como una estrella de rock, y alabado por los biohackers que asistieron.


Josiah Zayner


“La gente intenta apropiarse del movimiento del biohacker. Es asqueroso. Me siento asqueado estar aquí”. dijo Josia, el quiere que el movimiento permanezca en manos de la gente, lejos de la influencia del establishment científico.


Josiah vive y trabaja en Oakland, California, donde convirtió su casa en un laboratorio científico. Aquí, él dirige una empresa donde vende kits de ingeniería genética al público.

En los EE. UU., La edición de genes no es técnicamente ilegal, pero la financiación federal está prohibida o es extremadamente difícil de obtener.

“Lo que estamos tratando de hacer es hacer que la tecnología de ingeniería genética sea accesible para las personas. Queremos que las personas puedan usar la tecnología de ingeniería genética tan fácilmente como podrían usar una aplicación en su teléfono inteligente”.

El negocio, y el movimiento de biohacker empiezan a existir, en gran parte debido a una nueva herramienta, llamada CRISPR.

CRISPR es la abreviatura de “Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente interespaciales.” en pocas palabras es una herramienta molecular utilizada para “editar” o “corregir” el genoma de cualquier célula.

CRISPR es esta tecnología asombrosa porque permite dirigirse directamente a cualquier secuencia en el genoma de alguien, en sus genes, que desee y hacer cualquier cambio que desee”, según Josiah.

Con la ayuda del CRISPR, las compuertas se han abierto a todo tipo de experimentación previamente impensable. A diferencia del enfoque cauteloso del gobierno de los EE. UU.

Con respecto a la financiación, los chinos se suman a la investigación de CRISPR: proporcionando la mayor parte de la financiación para docenas de proyectos CRISPR del país. China actualmente lidera el camino en las primeras ediciones genéticas, incluidos los embriones humanos editados por CRISPR en 2015.

Hasta ahora se ha usado el CRISPR en perros, cerdos, conejos y ratones. El CRISPR es tan preciso que puede eliminar el único gen que cambia la apariencia física de un animal.


Investigadores del laboratorio de Lai en Guangzhou, China, utilizaron CRISPR para aislar y manipular la miostatina o gen muscular de un perro beagle, lo que los convierte ahora en los beagles mas musculosos del mundo. .

Se le preguntó a un biohacker si hay miedo de que las personas quieran diseñar sus propios perros. “En realidad, nos emocionó”, dijo un médico. “Cuando confirmamos que se trataba de un perro CRISPR, también emociona al mundo”.

“Desde un punto de vista científico, es muy emocionante. A todos los científicos les gusta este tipo de tecnología. Pueden usar esta tecnología para hacer lo que quieren”.

Yo debo de admitir que me preocupa mucho las cosas extrañas que se puede crear.

El científico Lai tiene una granja de cerdos, donde ha creado cientos de cerdos mutantes utilizando CRISPR. Cerdos inmunodeficientes, cuyos genes fueron manipulados para hacerlos más susceptibles a enfermedades infecciosas.


Los cerdos y los humanos comparten genomas similares. Tenemos el mismo sistema inmunológico, el sistema digestivo y sufrimos de las mismas enfermedades. Según Lai, “si tenemos éxito en los cerdos, entonces podemos transferir esta tecnología a los humanos. Pero hasta ahora, ya sabes, el reglamento y la ley no nos permiten hacer eso”.

Todo esto es muy inspirador, pero también inquietante. “CRISPR les permite a los humanos el poder de hacer lo que quieran. La idea de que podríamos estar jugando el papel de Dios pone a mucha gente nerviosa”.

Lain ríe y dice. Esa preocupación no se comparte en China. “Creo que prevenir una enfermedad es algo bueno. Una cosa realmente buena. Algunas enfermedades genéticas, se podran modificar, si hay un bebé con algún defecto, ¿por qué no lo cambiamos? Lo digo. depende de quién lo use, ¿verdad? Como, bomba atómica. Eso es algo así: si lo usas para generar electricidad, es bueno. Si lo usas en una bomba, es malo “.

Las controversias cobran mucha importancia. CRISPR no pretende ser una tecnología que pueda desarrollarse como un juguete. El aumento de las pruebas genéticas de embriones humanos permite a los científicos crear organismos por diseño, en lugar de dejarlo al azar. Combinado con la secuenciación genética, la caja de herramientas genéticas de la humanidad se ha expandido dramáticamente.

Josiah Zayner se prepara para inyectarse, Josiah se modificó genéticamente con CRISPR. Utilizó el sistema para editar un gen en sus músculos, para que crezcan más rápido, para hacerlos más grandes y para que sea más fuerte. Hizo esto como una prueba de concepto para mostrar a las personas lo fácil que es, incluso para los biohackers que operan en pequeños laboratorios, manipular genes.


Él se jacta de que fue el primer experimento CRISPR humano. Él dice que no sucedió en un gran laboratorio con muchos recursos. Josiah quiere hacer que esta tecnología sea de código abierto y accesible para las personas.

Josiah reflexiona sobre las posibilidades futuras con CRISPR: “¿Quiero ser grande y musculoso? ¿Quiero ya sabes, mis músculos tienen, como, alta resistencia? ¿Quiero tener una piel de color oscuro o una piel de color claro o lo que sea? Quiero. Ahora creo que es el punto de partida de donde podemos hacer esas elecciones “.

“Creo que estamos en medio de una revolución genética. Creo que esto es, literalmente, una nueva era de seres humanos”, dijo.


Y usted que opina?, Yo en lo personal me da miedo eso de querer jugar a ser Dios y modificar genéticamente nuestros genes.

Comentarios
Loading...

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More

Privacy & Cookies Policy